¿El frío resfría?

¡Ni se te ocurra salir con el pelo mojado, te vas a resfriar!

¡No andes a pies pelados en la casa, te vas a resfriar!

¡Hace mucho frío, ponte un gorro y abrígate, o te vas a resfriar!

Más de alguna vez hemos escuchado estas frases de advertencia por parte de nuestros padres. Y uno, un poco atrevido y desafiante al gélido frío, omite gorros de lana, guantes y bufandas… ¡para eso tengo buenas defensas! Pero al final del día, si sientes un leve dolor de garganta ¡ni se te ocurra decirlo! le darías la razón a tanto sermón, ¿te ha pasado?

Ahora, si hay algo de razón en estos insistentes consejos es acaso porque ¿el frío puede resfriarte? ¿el resfrío no lo causan los virus? ¿qué tiene que ver el frío en todo esto? Quizás algo tendrá que ver, ya que en invierno aumentan las enfermedades respiratorias y lamentablemente colapsan los centros de salud con hospitalizaciones sobretodo de niños y niñas. Pero ¿por qué aumentan en invierno? ¿acaso el frío resfría?

¿Qué causa el resfrío?

Primero, aclaremos algo muy importante: tanto el resfrío común como la gripe son infecciones causadas por virus, virus que aman las bajas temperaturas. En el caso de la gripe, provocada por el género Influenzavirus; en el caso de los virus del resfrío común, causados por un cóctel de patógenos, entre los cuales se encuentra los rinovirus (virus nasales, los más abundantes) el virus sincicial (VSR), el virus de la parainfluenza, algunos adenovirus y algunos coronavirus (Alcalde, 2021).

Es decir ¡sin virus, no hay resfrío!

IMPORTANTE:

Como vimos, los resfríos y gripes nos producen síntomas tan desagradables como dolor de cuerpo, mocos, dolor de cabeza y fiebre, ¡menos mal que duran solo unos pocos días! Cuando estés pasando por esto, por favor ¡NO te automediques con antibióticos! Recuerda que los antibióticos se utilizan para tratar infecciones bacterianas, NO VIRALES.

Quizás con un meme te quede más claro:

Entonces, si la causa del resfrío común y de la gripe son los virus, está clarísimo que sí o sí hay que estar en contacto con el virus para caer enfermos. Por ende, ¿qué tiene que ver aquí el frío?

¿Qué dice la ciencia?

Por supuesto, la construcción del conocimiento científico genera información valiosa y evidencia clave en los desafíos y problemas que necesitamos dilucidar… ¡bendita ciencia!

Prepárate porque en este apartado hablamos de “científicos de la Universidad de Pepitoski indican que…” ¡pero todo con referencia! Así que puedes comprobarlo tú mismo.

Veamos… el equipo de Ronald Eccles, director del Common Cold Centre  de la Universidad de Cardiff en Reino Unido, querían saber si estar a bajas temperaturas y mojado activa el virus que provoca los síntomas del resfrío (Johnson, C., & Eccles, R., 2005).

El estudio constó de dos grupos: en el primero 90 personas fueron sometidas a condiciones de frío, donde tuvieron que sentarse con sus pies expuestos directamente en un balde con agua fría durante 20 minutos (¡qué frío!); mientras que en el segundo grupo otras 90 personas se sentaron con sus pies (manteniendo sus calcetines y zapatos) en un balde vacío por los mismos 20 minutos (esto como control, ¡por supuesto!). Luego se los dejó seguir con sus vidas de manera cotidiana, donde tuvieron contacto con otras personas. Se pidió a todas y todos los voluntarios que calificaran los síntomas de resfrío común, antes e inmediatamente después de los procedimientos, y dos veces al día durante 4 a 5 días.

Los resultados mostraron que inmediatamente después del procedimiento no vieron nada relevante, pero a los 4 a 5 días los integrantes del primer grupo afirmaban tener síntomas de resfrío, que incluían dolores de garganta, congestión nasal y tos. Pero lo que estaba claro era que para haber estado resfriado tenían que haber estado en contacto con un virus. Los autores del estudio propusieron que era posible que estas personas ya estuviesen infectados con el virus pero de una manera sub-clínica, es decir, sin presentar síntomas pero que fuera precisamente esa exposición al frío lo que hiciese que se pasase de una infección sub-clínica a una infección clínica (Johnson, C., & Eccles, R., 2005).

Otro estudio que apoya esta idea es uno que se realizó en el año 2017, en el que se vio que las células del sistema inmune, al someterlas a temperaturas frías, tenían más dificultades para mediar una respuesta y combatir a los intrusos virus (esto se realizó en condiciones de laboratorio) (Boonarkart et al., 2017). Además, otro estudio señala que el virus del resfrío se replicaría mejor a temperaturas más frías, como la de la nariz que va de los 33 a 35°C, en comparación con las temperaturas corporales que son de unos 37°C. En este estudio se vio cómo células de las vías nasales infectadas por un rinovirus iniciaban una respuesta inmune contra el virus más eficaz a temperaturas de los pulmones que a temperatura de la cavidad nasal (Foxman et al., 2015). En palabras simples, las células del sistema inmune actúan mejor a temperaturas calentitas como la del pulmón, por eso el virus se replica más fácilmente a temperaturas frías, ¡porque así el sistema inmune no lo molesta tanto! 

Entonces… ¿cómo contribuye el frío al resfrío?

Ya vimos que el frío contribuye a que los virus pueden replicarse mejor. Por lo tanto, hay más virus aprovechándose de nuestras células, y nosotros pagamos ese gran precio sintiéndonos terrible. Hay varias hipótesis de porqué el resfrío es más común en los meses fríos. Revisemos algunas conductas sociales y aspectos biológicos importantes.

Durante el invierno pasamos más tiempo en lugares cerrados. Nos juntamos con amigos o amigas y queremos ir a tomarnos un rico cafecito en un lugar cálido, ¡ojalá no abran ninguna ventana! aquí es más estrecho el contacto con otras personas, y eso siempre favorece la circulación de estos virus que se propagan por vía aérea de persona a persona (¡qué fácil le dejamos el camino!).

Otra factor es encender la estufa o calefacción para mantener la casa cálida, obvio, ¡es invierno! Lamentablemente esto puede resecar la mucosa de la nariz y cuando no tienes un flujo nasal adecuado, es más difícil que el sistema inmunitario combata el virus. Investigaciones indican que la poca humedad en interiores podría favorecer el contagio del resfrío (Noti JD et al., 2013). Cuando hay mucha humedad, los virus que salen expulsados en un estornudo, por ejemplo, suelen adherirse a moléculas de agua y podrían caer antes de provocar una nueva infección. En un ambiente seco, esos virus del resfrío a menudo continúan flotando alrededor hasta que encuentran una nueva víctima…. ¡muahaha!

Revisemos la biología de este tema. Lo que ocurre con las bajas temperaturas es que la mucosa de la nariz (los senos paranasales para ser más específica) se seca y por eso no funciona de la mejor manera como barrera para la entrada de los  virus. ¿Por qué? 

Una hipótesis es que cuando baja la temperatura del cuerpo, los vasos sanguíneos de la nariz y la garganta se contraen. Esos vasos son los que distribuyen las células del sistema inmune que batallan contra las infecciones. Si menos de estas células llegan a la nariz y garganta, las defensas contra el virus del resfrío y la gripe están temporalmente más bajas, ¿me explico?

Ahora, cuando pasaste mucho frío pero luego entras a un lugar en el que el cuerpo se calienta, los vasos sanguíneos se dilatan y las células del sistema inmune reanudan su lucha contra el virus. Pero para entonces puede ser demasiado tarde… el virus puede haber tenido el tiempo necesario para replicar y disparar los síntomas, ¡qué rápido puede ser!

CONCLUSIÓN

 El frío por sí mismo no es la causa de que nos resfriemos, ya que necesitamos estar expuestos sí o sí al virus del resfrío o gripe. Aunque es cierto que las bajas temperaturas pueden influir de manera indirecta en dos aspectos: favorecer la replicación del virus, y disminuir la caballería de nuestro sistema inmune para dar la batalla contra los virus.  

Referencias

  • Alcalde, S. (2021, 17 diciembre). Los motivos por los que el frío ayuda a propagar los virus del resfriado. National Geographic. Recuperado 7 de julio de 2022.
  • Boonarkart, C., Suptawiwat, O., Sakorn, K., Puthavathana, P., & Auewarakul, P. (2017). Exposure to cold impairs interferon-induced antiviral defense. Archives of Virology, 162(8), 2231–2237. https://doi.org/10.1007/s00705-017-3334-0
  • Foxman, E. F., Storer, J. A., Fitzgerald, M. E., Wasik, B. R., Hou, L., Zhao, H., Turner, P. E., Pyle, A. M., & Iwasaki, A. (2015). Temperature-dependent innate defense against the common cold virus limits viral replication at warm temperature in mouse airway cells. Proceedings of the National Academy of Sciences, 112(3), 827–832. https://doi.org/10.1073/pnas.1411030112
  • Johnson, C., & Eccles, R. (2005). Acute cooling of the feet and the onset of common cold symptoms. Family Practice22(6), 608–613. https://doi.org/10.1093/fampra/cmi072 
  • Noti, J. D., Blachere, F. M., McMillen, C. M., Lindsley, W. G., Kashon, M. L., Slaughter, D. R., & Beezhold, D. H. (2013). High Humidity Leads to Loss of Infectious Influenza Virus from Simulated Coughs. PLoS ONE, 8(2), e57485. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0057485

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.